Los radares de ruido son grandes desconocidos para muchos conductores. La preocupación por las multas por exceso de velocidad están a la orden del día pero también es importante cuidar el medio ambiente y no sobrepasar cierto límite de decibelios.

Cada vez son más los conductores que están concienciados acerca de la importancia de minimizar las emisiones de CO2 de los vehículos. Como sabes, ya son muchas las ciudades que han optado por restringir el tráfico rodado en aras de mejorar la calidad del aire. ¿Pero qué pasa con el ruido?

El objetivo de los radares de ruido es vigilar los sonidos producidos por los vehículos. Según la normativa no se deberían superar los 55 decibelios durante el día o los 50 decibelios por la noche. Para que te hagas una idea del nivel de actividad de una carretera resulta que el ruido de los coches que la transitan alcanza los 90 decibelios.

El problema con la contaminación acústica es que incide en nuestra salud. Es uno de los factores que influyen sobre el estrés al volante, por ejemplo. Y por si esto fuera poco, también puede ocasionar insomnio y enfermedades cardiovasculares o respiratorias.

Los radares de ruido cuentan con un sistema de micrófonos incorporado además de una cámara para registrar imágenes de los conductores que han cometido una infracción y sus conductores. Esto es esencial para realizar la identificación y proceder a emitir la sanción que corresponda en cada caso.

¿Sabías que a estos radares se les llama medusa? Se han ganado este apelativo debido a que sus cuatro micrófonos son capaces de detectar el sonido hasta diez veces por segundo. ¡No se les escapa ni la más leve vibración!

En España todavía no se han instalado radares de ruido en las carreteras pero en otros países como Suiza ya se ha empezado a experimentar con estos dispositivos a la espera de que en unos años se implante su uso de forma generalizada.

De momento, el bolsillo de los conductores no está en peligro. En nuestro país no hay una legislación que regule la utilización de los radares de ruido por lo que es imposible que recibas una multa aunque se instalen estos aparatos y se registre el sonido ambiente.