Seleccionar página

¿Has descubierto un pequeño golpe en el coche y no sabes qué hacer? Hoy desde Furauto te explicaremos como poner remedio a esta situación sin tener que invertir demasiado tiempo y dinero. Sabemos lo importante que es mantener tu carrocería en buenas condiciones. ¡Atento a nuestros consejos!
Como ya sabrás, hemos hecho hincapié en el cuidado de la chapa de tu coche en más de una ocasión. Te hemos dado las claves de cómo encerar el coche o cómo proteger la carrocería de la corrosión, por ejemplo.
Es hora de ir un paso más allá y por eso vamos a contarte cómo puedes reparar esas molestas abolladuras del coche que suelen aparecer a causa de golpes o roces sin importancia. Eso sí, si no dispones de los materiales adecuados o los trabajos manuales no son lo tuyo conviene que optes por acudir al taller para que los profesionales se encarguen de todo.
Abrir la puerta del coche en aparcamientos estrechos, estacionar en un párking y rozarnos con una columna o apoyar bultos pesados en el capó. Esta es la clase de escenarios en los que suelen producirse los temidos desperfectos en la carrocería de nuestro vehículo.
Se acabó eso de conducir un coche abollado puesto que lo único que necesitas tener a mano es un secador potente y un aerosol en espray. Si te preocupaba tener que comprar y aprender a manejar costosas herramientas es tiempo de que deseches esos temores.
El primer paso es limpiar la zona del golpe a conciencia para que no se aprecien arañazos en el resultado final. A continuación, debes calentar la chapa con el secador poniendo especial interés en no estropear la pintura o las piezas de plástico cercanas.
Pasados unos minutos, cuando la temperatura del área del golpe esté muy caliente es el turno del aerosol. Agítalo y ponlo bocabajo para después pulverizarlo sobre la superficie de trabajo. Comprobarás como desparece la abolladura sin dejar rastro. Para terminar, sólo tendrás que volver a limpiar la zona con un paño de micro fibra. ¡Listo para salir a la carretera de nuevo!
Reparar un golpe en el coche de esta forma es una alternativa rápida y asequible que puede ahorrarte alguna que otra visita al taller. Sin embargo, ten en cuenta que si no realizas bien el proceso puedas acabar causando más daños por lo que sólo debes aplicar esta solución si estás totalmente convencido de poder llevarla a cabo con éxito.