Seleccionar página

Saber cuándo puedes adelantar en línea continua y cuándo no resulta bastante confuso para la mayoría de os conductores. Un hecho para nada sorprendente puesto que en condiciones normales está terminantemente prohibido realizar esta maniobra. Hoy te explicaremos algunas excepciones a esta regla.
Podemos decir casi con total certeza que a estas alturas gran parte de los conductores ya han interiorizado eso de que los adelantamientos en línea continua suponen un gran riesgo para la seguridad vial. La posibilidad de que una acción así acabe en accidente mortal es muy elevada.
Nada más lejos de la intención del equipo de Furauto que animar a los usuarios de nuestros coches de alquiler a llevar acabo acciones temerarias en carretera. No obstante, para poder circular sin ponernos en peligro a nosotros mismos o al resto de los ocupantes de los vehículos que van a nuestro lado hay que saber reaccionar ante cualquier eventualidad.
Ese el motivo por el que queremos que conozcas algunos escenarios en los que sí es lícito adelantar en línea continua. Ojo, no olvides que para no recibir la sanción correspondiente por parte de las autoridades debes acogerte en exclusiva a los supuestos que vamos a describir a continuación. ¡No pierdas detalle!
A ver, como es lógico, antes de aventurarte a efectuar un adelantamiento de esta índole debes comprobar que la visibilidad sea la adecuada, que la maniobra sea rápida y fluida y que no haya margen para que se produzca un accidente de tráfico. En suma, no debes intentar ahorrar tiempo a expensas del bienestar de los demás.
A continuación te presentamos una lista con las situaciones en las que puedes adelantar en línea continua mientras conduces:

  • Para adelantar bicicletas y motos: Recuerda que en este supuesto los ciclistas son la parte vulnerable. Por eso debes respetar siempre una distancia lateral mínima de un metro y medio para poder adelantarlos. En aras de facilitarte esta tarea puedes invadir un momento el carril contrario pero siempre que no suponga un problema para el resto del tráfico rodado. ¡Repasa nuestro artículo sobre adelantamientos a ciclistas!
  • Al adelantar a peatones o animales: Al igual que arriba en vías interurbanas la distancia de seguridad lateral mínima es de un metro y medio. La cosa se complica un poco en vías urbanas porque no hay una directriz clara sino que el conductor debe juzgar el mejor modo de proceder en función de factores como la velocidad o la anchura de la carretera.
  • Dejar atrás vehículos parados u obstáculos: Si te detienes a pesarlo tiene sentido que cuándo otro coche nos estorbe el paso podamos dejarlo atrás aunque en otras circunstancias no esté permitido adelantar. El vehículo en cuestión debe estar colocado en el carril de la calzada que vaya en sentido de la marcha. También puedes sobrepasar los límites del carril contrario para evitar incidencias.

Ahora que ya tienes una idea más precisa de cuándo puedes adelantar en línea continua te será más sencillo desenvolverte en esta clase situaciones. Por supuesto, si tienes cualquier duda lo mejor es que no hagas adelantamientos de ningún tipo. ¡No te dejes guiar por la impaciencia!