Llegan las vacaciones y son muchos los dueños de mascotas que apuestan por viajar con sus perros, gatos y otros animales de compañía. La oferta de hoteles que aceptan perros ha crecido en los últimos años y también los campings y otros alojamientos que admiten mascotas, por lo que no hay excusa: eso sí, tienes que asegurarte de hacer siempre el doble de paradas que harías en un viaje normal para que el animal no se agobie, pueda estirarse un poco, y hacer sus necesidades

dog-165210_960_720

Ahora bien, ¿cómo hacer que el viaje en coche con el perro sea placentero tanto para el animal como para ti? En Autofurgo, tu web de alquiler de coches al mejor precio, te damos una serie de consejos para que tu trayecto en carretera sea el mejor posible.

Lo primero que debes saber es que la legislación española no concreta nada sobre el transporte de mascotas, lo único que dice es que, como cualquier pasajero o carga, no debe entorpecer la labor del conductor.

A partir de ahí las opciones para organizar tu viaje son variadas. Recopilamos algunas claves y consejos que esperemos que te sirvan para tu viaje con tu mascota.

Recomendaciones previas para viajar en coche con perro

  • No des de comer a tu perro antes del viaje ya que podría sentarle mal y acabar vomitando
  • Asegúrate de que haga sus necesidades antes de salir
  • Planifica las paradas para que pueda salir del coche y hacer sus necesidades. Recuerda, el doble de las que harías en caso de viajar solo.
  • Lleva comida y agua para tu mascota
  • Elige el método de seguridad que más convenga: si el perro es pequeño, lo mejor es un transportín. Si es de tamaño medio y el viaje no es muy largo (trayectos de cercanía dentro de la ciudad), llevarlo en los pies del copiloto puede ser una opción siempre que sepas que tu mascota puede permanecer tranquilo. Si el perro es de un tamaño mayor, adquiere un sistema de correas de doble anclaje y colócalo en los asientos traseros o bien en el maletero, opción que te puede parecer un poco exagerada, pero que puede que sea el mejor sitio en el que va a estar. Eso sí, siempre con un sistema de doble anclaje a los cinturones de seguridad y si llevas otras cargas (como maletas) con una rejilla que separe su espacio del de la carga y que esté bien amarrada.

Las recomendaciones de la DGT sobre el transporte y los riesgos de cada opción:

  1. ANIMAL SUELTO: El peor escenario posible es el perro tumbado sobre la bandeja trasera, detrás del conductor, justo delante de la luna trasera. El animal saldrá lanzado contra el reposacabezas del conductor si hubiera un accidente. Los dos sufrirían lesiones muy graves, incluso mortales.
  2. ARNÉS DE UN SOLO ENGANCHE: El arnés se engancha al cinturón de seguridad del vehículo. En caso de colisión, la hebilla del arnés se romperá con casi toda seguridad. El perro choca contra el respaldo del asiento, provocando graves lesiones al conductor en la columna. El animal sufriría lesiones graves o mortales.
  3. ARNÉS CON DOS ENGANCHES: El arnés evita el desplazamiento hacia delante, por lo tanto, no se transmite ninguna carga al conductor. Para evitar que la mascota choque contra los asientos -con consecuencias que serían muy graves-, deberán tener un sistema de unión corto, es decir, que la largura del enganche esté pensando para que no llegue a colisionar.
  4. TRANSPORTÍN SUJETO CON EL CINTURÓN DE SEGURIDAD: El transportín destroza los puntos de sujeción del cinturón. Además, se rompe su parte superior. El animal sufre lesiones muy graves y los ocupantes del vehículo soportan cargas importantes.
  5. TRANSPORTÍN COLOCADO EN EL SUELO DEL VEHÍCULO: Los transportines pequeños encajan bien en el suelo. Como tienen poco espacio la enegía del impacto es absorbida pronto y apenas se deforma el habitáculo del animal que solo sufre lesiones leves.
  6. TRANSPORTÍN EN EL MALETERO: Cuando el animal es más grande y el transportín también, se puede colocar en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha. No se puede excluir la posibilidad de que los ocupantes de las plazas traseras sufran lesiones.
  7. REJILLA DIVISORIA: Un rejilla colocada entre los pilares de la estructura del coche, separando la cabina del maletero, permite a la mascota moverse libremente sin molestar al conductor, pero en caso de colisión y según la posición del animal en ese momento, puede sufrir lesiones muy graves.

Conclusión: la mejor forma de tener un viaje seguro en coche con tu perro

Lo mejor es combinar el transportín con la rejilla divisoria en los asientos traseros del vehículo. Así se limita el riegos de lesión de tu perro en caso de accidente y además no hay riesgo de que interfiera con el conductor.