Seleccionar página

Viajar acompañado es siempre una experiencia enriquecedora. Te permite ver los lugares que visitas con otros ojos así como fijarte en detalles que de otro modo habrían pasado desapercibidos. Y por si esto fuera poco llevar acompañantes mejora tu seguridad si vas en coche o furgoneta. ¡Compartir tus aventuras con la gente a la que quieres sólo tiene ventajas!
Es cierto que viajar solo te proporciona mayor libertad de acción. No tener que ponerse de acuerdo con nadie para la elección de una ruta u otra o simplemente planificar a tu gusto los tiempos de actividad y de descanso es algo a considerar.
No obstante, desde el equipo de Furauto queremos recomendarte encarecidamente que viajes con alguien. Puede ser tu pareja, un amigo o toda la familia. El caso es que de esta manera no recaerá sobre tus hombros toda la responsabilidad de las cuestiones organizativas cómo dónde ir, que meter en la maleta, en qué sitios comer, acordarse de repostar…
Eso sí, asegúrate de que el tamaño de tu coche o furgoneta es el necesario para que todo el mundo vaya cómodamente sentado y no haya que hacer malabares para guardar las maletas en la parte de atrás. ¡Nosotros podemos ayudarte a conseguir el mejor vehículo de alquiler en casi cualquier parte de España!
Si decides usar tu vehículo o alquilar uno para ir de escapada hacer turnos para conducir en los trayectos largos suele ser una buena idea. Por no mencionar el importante papel que juega un copiloto de cara a que se nos pase por alto ninguna señal de tráfico. ¡Cuatro ojos ven más que dos!
Los lectores asiduos de este blog ya habrán tomado buena nota de nuestros consejos sobre cómo evitar la fatiga al volante. Yendo acompañado es mucho más sencillo que no te venzan el sueño y el cansancio en carretera.
Respetar la obligatoriedad de parar cada dos horas, mantenerse hidratado y comer bien son los principales aspectos que todos los viajeros debéis preocuparos por seguir. Y si alguien te ofrece una botella de agua es más fácil que te acuerdes de beber lo suficiente.
Tampoco hay que dejar de lado las ventajas económicas de no ir solo en tu vehículo. Si divides los gastos del viaje ahorrarás algo de dinero o si lo prefieres también podrías visitar un lugar más lejano del que habías pensado en un principio. ¡Un viaje al pueblo de al lado puede convertirse en un desplazamiento a esa ciudad lejana que ansiabas conocer! Basta con echarle imaginación y que cada uno aporte su granito de arena.
Y por último, hay que señalar que viajar acompañado no sólo te favorece en lo que respecta a cuestiones más o menos prácticas. Ir en grupo es una forma segura de multiplicar tu diversión. Los comentarios y las charlas sobre lo que habéis hecho y visto juntos no decaerán. Además, los momentos muertos del trayecto pueden acortarse sensiblemente escuchando música o pasándolo bien con un juego de viaje. ¿Con quién irías hasta el fin del mundo?