Seleccionar página

Una furgoneta pequeña puede convertirse en el vehículo indispensable para tus viajes familiares o de negocios. Tendrás un poco más de espacio que en un coche pero sin renunciar a la agilidad de movimiento de un automóvil. ¡Lo mejor de ambos mundos a tu disposición!
Antes de que te lances a la aventura de alquilar una furgoneta para pasar unos días fuera de casa debes desterrar de tu mente el mito de que los viajes de larga distancia al volante sólo son cómodos cuándo se hacen a bordo de una furgoneta enorme o una auto caravana.
No es necesario que te lleves la casa a cuestas cada vez que vayas a otra ciudad. Las furgonetas más reducidas te proporcionan ese espacio extra que echas en falta en tu vehículo para guardar sin estrecheces las maletas. Reconócelo, al final no vas a utilizar ni la mitad de las cosas que te llevas en tus viajes. ¡Aprende a organizar tus pertenencias y coge sólo lo esencial!
Directamente relacionada con la optimización del espacio en el interior de tu furgoneta está la cuestión del aparcamiento. Si tienes una auto caravana, por ejemplo, estacionar en un parking se convierte en un auténtico imposible con las restricciones de altura. ¡Pero eso no va a pasarte con tu furgoneta pequeña!
El abanico de lugares en los que puedes dejar tu vehículo por un precio más o menos asequible se amplía bastante. Esto es de agradecer, especialmente si vas a una ciudad con la que no estás familiarizado y quieres asegurarte de aparcar en zonas céntricas o de fácil acceso para el tráfico rodado.
Otra de las ventajas de las furgonetas de menor tamaño es, como no podía ser de otra forma, el ahorro de combustible. Llenar el depósito en tus viajes o excursiones te va salir mucho más barato. ¡Podrás escoger casi cualquier destino para tus escapadas o rentabilizar al máximo las inversiones que realices en tu empresa!
Y siguiendo con el control de gastos es importante resaltar que los sistemas de climatización de este tipo de furgonetas son realmente eficientes. Esto no es de extrañar, teniendo en cuenta que caldear o enfriar espacios algo más limitados requiere menos energía.
Por último, no hay que subestimar el menor coste de los peajes que se sigue de la libertad de circular por carreteras secundarias por las que una furgoneta más grande no pasaría. Si bien esta práctica no es recomendable para empresas de transporte que deban someterse al cumplimiento de plazos de entrega o que trabajen con productos que puedan deteriorarse en el trayecto los turistas deseosos de explorar y disfrutar el camino pueden sacarle partido.
¿Quieres saber de primera mano cómo se va en furgoneta pequeña? Desde el equipo de Furauto esperamos que esta serie de consejos te hayan sido de utilidad para que descubras una manera confortable y barata de viajar por carretera.