No saber si es posible recibir una multa por estar mal aparcado aún cuándo estemos en el interior de nuestro vehículo es una duda bastante común entre los conductores. Hoy desde el equipo de Furauto te desvelamos esta incógnita para ponerte un poco más fácil la tarea de respetar las normas de tráfico.
Seguro que se te ocurren muchas situaciones en las que has decidido detener tu coche sólo un momento para que un familiar se baje, sacar dinero de un cajero o simplemente para recoger un paquete.
Estas cosas nos pasan a todos y si encima vivimos en una gran ciudad el riesgo de que estos escenarios se repitan con frecuencia es mayor. La falta de aparcamiento en una zona en la que tenemos que hacer una breve parada por algún motivo está a la orden del día.
¿Pero la policía puede sancionarte si continúas dentro del coche para estar alerta ante cualquier signo de que estás entorpeciendo la circulación? Depende de si hablamos de una parada o de estacionamiento.
Por un lado, se considera que se ha producido una parada cuándo el coche no se detiene más de dos minutos y además el conductor permanece en su interior. Es decir, que si superas el límite de los dos minutos mencionados o te bajas del coche estarás en situación de estacionamiento por lo que si has parado en un lugar en el que no se permite aparcar la multa está garantizada.
Aunque no cometer infracciones es la mejor forma de no tener que hacer frente a una multa en ocasiones es inevitable que nos llegue la correspondiente sanción. Si no estás de acuerdo con la misma siempre puedes recurrir.
A pesar de que hace ya algunos años te explicamos las multas que más sufren las furgonetas y camiones y cómo recurrirlas creemos conveniente incluir en este artículo información más actualizada sobre cómo pedir ante las autoridades la retirada de una sanción de este tipo.
Lo primero es lo primero. En caso de que hayas dejado tu coche en una plaza de minusválidos a la que no tenías derecho o hayas utilizado un hueco destinado a carga y descarga puedes ahorrarte los trámites. La multa se atiene a la ley y no podrás librarte de pagarla.
Por supuesto, hay excepciones concretas a esta última afirmación. Para recurrir una multa por aparcar en una zona de carga y descarga, por ejemplo, tienes que demostrar que estaba mal señalizada. Advertencias borrosas por el paso del tiempo o escondidas tras una rama de un árbol pueden ser tu tabla de salvación.
Eso sí, no basta sólo con tu palabra así que te recomendamos que hagas las fotos de la zona que sena necesarias para respaldar tu postura. Si las pruebas que aportes no son concluyentes el recurso no se resolverá tu favor.
En definitiva, si estás en tu coche, paras menos de dos minutos y puedes justificar que no has excedido ese tiempo límite no tendrás una multa por estar mal aparcado. Una cosa es hacer un recado breve y otra dejar tu vehículo de cualquier manera en zonas no habilitadas para ello. ¡Ayuda a no entorpecer la movilidad del tráfico y no pongas el coche en doble fila!