Seleccionar página

Hoy vamos a hacer una ruta en coche por Cantabria para aprovechar al máximo las oportunidades de salir de excursión que nos brinda la primavera. El aire medieval de los pueblos de este itinerario te encantará. ¿Listo para salir a explorar?
Elegir las fechas en las que se va a realizar este viaje es el primer paso para que todo sea un éxito. El próximo Puente de Mayo es una excelente opción pero ten en cuenta que las carreteras estarán más concurridas en esos días. ¡Es importante que consultes el estado de la circulación antes de salir!
Una vez hayas acabado con los preparativos y tengas en tu coche todo lo que necesitas para esta ruta ya puede comenzar la aventura. En este caso, nuestro punto de partida será el pueblo Cabezón de la Sal aunque por supuesto puedes alterar el orden y la duración del recorrido para adaptarlo a lo que más te convenga.
Después de la visita obligada al Palacio de Bodega o la Iglesia de San Lorenzo iremos camino de Bárcena Mayor que se encuentra a unos 40 kilómetros aproximadamente. Ojo, aquí iremos por una carretera regional así que conviene extremar las precauciones. El tráfico rodado en esta zona suele ser denso debido a la afluencia de público que acude a degustar el cocido montañés o las carnes de Tudanca.
Cuándo llegues a Bárcena Mayor comprobarás su belleza es equiparable a la de otros pueblos más populares pero tiene el encanto de los lugares que han escapado de las garras del turismo masivo. En sus calles se respira tranquilidad y es buen sitio para estirar un poco las piernas y coger fuerzas para la siguiente etapa de nuestro viaje.
A continuación, cogeremos el coche hasta Carmona. Si te gusta la artesanía seguro que te interesará conocer de primera mano cómo se fabrican las albercas. Se trata del calzado típico que los lugareños usaban antiguamente para caminar por la vega.
De aquí conduciremos hasta San Vicente de la Barquera dónde parece que no ha pasado el tiempo desde la Edad Media. Dentro del casco antiguo verás un impresionante conjunto formado por las murallas, el castillo, el palacio del Corro y la iglesia de Santa María de los Ángeles.
La siguiente parada de nuestra particular ruta en coche por Cantabria nos lleva hasta Comillas. Los aficionados al arte podrán contemplar algunas obras del modernismo catalán de finales del siglo XIX. El Capricho de Gaudí o el Palacio de Sobrellano son dos de los ejemplos más célebres.
Terminamos nuestro viaje en Santillana del Mar. No te puedes perder la Colegiata y la torre de Don Borja que es la sede de la fundación Santillana. Si vas con niños te recomendamos que te pases por el zoo. ¡Los peques disfrutarán de lo lindo con los animales!
Por supuesto, no podemos acabar este artículo sin mencionar las cuevas de Altamira. Ya sabes que para evitar su deterioro el acceso a los visitantes está restringido. Afortunadamente, en el año 2001 se hizo una excelente reproducción de las pinturas rupestres.
¿A que esta ruta por Cantabria es sencillamente maravillosa? Esta es una región con rincones repletos de historia y belleza perfectos para pasar unos días inolvidables con la familia o los amigos. ¡Coge tu coche y descubre sus tesoros por tu cuenta!