Preferencias de accesibilidad
Fuente Grande
Modo Alto Contraste
Modo Oscuro
CERRAR

RESERVAS

Preferencias de accesibilidad
Fuente Grande
Modo Alto Contraste
Modo Oscuro

¿Alguna vez has tenido sueño mientras conduces? La somnolencia al volante es un problema más común de lo que se pueda pensar. Y aunque mucha gente subestima los riesgos de conducir cuando se está agotado la realidad nos demuestra que la fatiga puede ser peligrosa cuando se presenta durante un viaje por carretera.

Como imaginarás, si te duermes mientras manejas el coche hay muchas probabilidades de chocar con otro vehículo o salirte de la carretera. Esto no sólo es un riesgo para tu seguridad y los que viajan contigo sino que también afecta al resto de conductores.

Creer que echar una cabezadita al volante es algo anecdótico que sólo afecta a ciertos colectivos como los jóvenes, la tercera edad o los profesionales del transporte con jornadas maratonianas es un error. El cansancio no hace distinciones y hay que estar atentos cuando aparezcan los primeros síntomas de falta de atención y visión borrosa.

Otros signos que pueden avisarnos de que necesitamos detener el vehículo para tomarnos un respiro son, por ejemplo, la necesidad de pestañear a menudo y el dolor en la espalda y en el cuello.

Si planeas reservar un coche de alquiler para un futuro viaje sería buena idea que asignaras un segundo conductor. Si consultas las condiciones de alquiler que te ofrecemos en Furauto verás que puedes hacer este trámite en el momento de la recogida de tu vehículo siempre y cuando ambos conductores presenten la debida documentación y ésta se encuentre en vigor.

Hacer turnos de conducción en los viajes largos siempre es una buena práctica aunque no debes caer en la tentación de saltarte las paradas cada dos horas para beber algo o estirar las piernas.

Por último, como no podía ser de otra forma, la hidratación juega un papel fundamental para ahuyentar el sueño. Las bebidas con cafeína no sustituyen un buen descanso pero te pueden ayudar a despejarte y estar más atento.

En definitiva, poner los medios para no quedarse dormido conduciendo es bastante sencillo. No te quedes despierto hasta altas horas antes de un viaje en coche y circula sin prisa haciendo las pausas que sean hasta llegar a tu destino. ¡Hay que estar alerta al volante!