Lu-Vi de 08:30 a 20:30. Sa-Do y Festivos de 09:00 a 12:00 Llama Ahora al 652 952 388
MENU

¿Aún no sabes qué es el efecto submarino? Este fenómeno se produce cuándo no ajustamos bien el cinturón de seguridad a la hora de sentarnos en el coche. Como podrás suponer, las consecuencias de circular sin sujeción alguna puede tener consecuencias graves si nos vemos envueltos en una colisión.

Hace tiempo que te explicamos cuál es la posición adecuada al volante. Es fundamental que regules la distancia entre el asiento y los pedales así como la posición del reposacabezas para reducir el riesgo de lesiones de cuello en caso de accidente, por ejemplo.

Pero, sin duda, uno de los aspectos más importantes a la hora de subirnos a nuestro vehículo es abrocharse correctamente el cinturón de seguridad. Hay circunstancias, como por ejemplo el embarazo, que pueden dificultar un poco esta tarea pero eso no ha de convertirse en una excusa para actuar de modo irresponsable.

Cuándo te pongas el cinturón asegúrate de que se ciña a la zona pectoral y abdominal. Asimismo, es esencial que compruebes que la banda pasa por el centro de tu clavícula. De no actuar de este modo, podrías acabar resbalando por debajo del asiento y es ahí dónde entra en escena el efecto submarino.

El hecho de que tu cuerpo se deslice por debajo de la banda abdominal del cinturón de seguridad entraña múltiples riesgos. Podrías darte un golpe contra el volante o la luna delantera del coche al salir disparado hacia delante en una maniobra brusca e incluso podrías sufrir lesiones internas en el abdomen.

Afortunadamente, podemos tomar medidas para prevenir esta clase de situaciones. Al margen de utilizar pretensores para que el cinturón no quede holgado hay otras buenas prácticas fáciles de llevar a cabo para combatir el efecto submarino. No colocar toallas o almohadones sobre el asiento serían dos ejemplos.

En el equipo de Furauto somos conscientes de que usar una toalla para no mojar la tapicería en verano es algo bastante habitual. Sin embargo, si hay que decidir entre la seguridad vial y los asientos del automóvil la elección es clara. Al fin y al cabo, el tapizado siempre puede repararse mientras que no existen garantías de que te recuperes de tus lesiones tras un accidente.

Ojo, a pesar de que ahora sepas mejor qué es el efecto submarino no debes cometer el error de pensar que sólo afecta al asiento del conductor. No olvides que la velocidad a la que te desplazas por carretera afecta a todos los ocupantes del coche por igual y pueden deslizarse en el asiento si no se ponen bien el cinturón. ¡Este gesto tan pequeño salva muchas vidas!