Lu-Vi de 08:30 a 20:30. Sa-Do y Festivos de 09:00 a 12:00 Llama Ahora al 652 952 388
MENU

Los problemas en la bomba de agua del coche son algo muy serio. No en vano, esta es la pieza encargada de que la temperatura del motor sea lo más estable posible. Como imaginarás, esto es especialmente importante en verano pues las altas temperaturas pueden jugarle malas pasadas a los componentes mecánicos de tu vehículo.

En Furauto queremos que viajes de forma segura y sin incidentes en cualquier época del año. Es por eso por lo que en ocasiones anteriores te hemos ofrecido algunos consejos sobre el mantenimiento del coche en verano o en primavera, por ejemplo.

Y por supuesto, vigilar los niveles de líquido refrigerante es una tarea que no debes descuidar antes de embarcarte en un viaje por carretera durante las vacaciones estivales. Una fuga de refrigerante puede ser un síntoma de que la bomba de agua del coche no funciona como es debido.

Ten en cuenta que una avería de la bomba de agua puede acabar agravándose hasta el punto de tener que sustituir el motor. Además de prestar atención a los niveles de líquido refrigerante deberás estar alerta por si escuchas ruidos extraños bajo el capó. Ante la duda, acude siempre a tu taller habitual para que el mecánico pueda comprobar si todo está en orden.

¿Sabías que la solución a muchos de los desperfectos en la bomba de agua de un automóvil es utilizar un líquido refrigerante que cumpla las especificaciones del fabricante? A veces, caemos en la tentación de ahorrar usando agua para enfriar el motor y las piezas empiezan a corroerse más allá de toda reparación. En definitiva, acabamos pagando las consecuencias de nuestro propio bolsillo.

Por fortuna, contamos con la ayuda inestimable del cuadro de mandos de nuestro vehículo para detectar a tiempo esta clase de averías. Por otro lado, si el eje o alguna paleta han sufrido daños la bomba de agua sonará de manera característica. No hay peligro de que el sonido pase inadvertido porque podrás oírlo desde el interior del vehículo sin mucha dificultad.

Ojo, si la paleta se ha roto no habrá nada que hacer y tendrás que sustituir la bomba de agua sin mayor dilación. Conducir cuando el motor es incapaz de mantener su temperatura a unos niveles aceptables es arriesgado.

En resumen, si no pones remedio a los problemas en la bomba de agua del coche existe el riesgo de que el vehículo se sobrecaliente en pleno trayecto porque no está recibiendo la cantidad adecuada de líquido refrigerante para que baje su temperatura. ¡Toma todas las precauciones necesarias al volante!