Seleccionar página

En Furauto queremos ayudarte para que no te ganes una multa por no tener la ITV. Durante las vacaciones estivales se realizan más desplazamientos por carretera así que la cuestión de poner a punto nuestro coche se vuelve todavía más importante si cabe. ¡Apostar por la seguridad vial te saldrá rentable!
Todo el mundo sabe que la ITV no es otra cosa que la Inspección Técnica de Vehículos. ¿Y por qué es tan importante este distintivo? Evidentemente, no se puede ir por ahí montado en un vehículo que puede tener un fallo técnico en el momento más inesperado.
En tus trayectos por carretera o por ciudad es fundamental que tu coche tenga la capacidad de responder adecuadamente ante cualquier imprevisto. De lo contrario, el riesgo de sufrir un accidente de tráfico se dispara. ¡Y nadie quiere eso!
¿Pero cuándo hay que ir al taller a pasar la revisión para conseguir la pegatina que acredita que nuestro vehículo está en condiciones de circular? Eso depende de la antigüedad de nuestro coche o furgoneta.
En el caso de los vehículos nuevos, por ejemplo, no será necesario pasar la ITV hasta que se cumplan cuatro años desde su matriculación. A partir de ahí, el intervalo de tiempo entre una inspección y la siguiente será de dos años. ¡Ojo! Si tu coche tiene más de una década la ITV se convierte en una obligación anual.
Desde aquí queremos recordar a nuestros usuarios y a todos los conductores que lean estas líneas cuál es la documentación que hace falta llevar encima para pasar la ITV. Es imprescindible enseñar el permiso de circulación, la tarjeta de la ITV y los documentos del seguro. ¡No te dejes los originales en casa!
Como ves, para librarte de la multa por no tener la ITV sólo hay que hacer las cosas bien. Vigilar las fechas de las revisiones, acudir al taller periódicamente sin excusas y realizar las reparaciones que sean necesarias no es algo tan complicado y no te robará mucho tiempo.
Y si todavía piensas que pasar la ITV es algo accesorio y que lo normal es que las autoridades no se enteren de nada si sigues usando tu vehículo ten en cuenta que la multa oscila entre los doscientos y los quinientos euros. ¡La broma le saldría muy cara a la economía familiar!
Hay tres supuestos problemáticos. El primero, de menor a mayor gravedad, es la ITV caducada, luego está la ITV desfavorable después de la cuál tendrás un plazo de dos meses para hacer los arreglos oportunos y el tercero es la ITV negativa. Si tu vehículo obtiene esta última calificación no podrá circular ni siquiera para llegar al taller y deberás avisar a la grúa si quieres moverlo para que te lo arreglen.
En resumen, que te llegue una multa por no tener la ITV no es lo peor que te puede pasar si conduces un vehículo deteriorado o con averías. ¡Debes hacer todo lo que esté en tu mano para reducir el número de accidentes de tráfico en verano y durante el resto del año!