Hoy e Furauto queremos recomendarte algunas alternativas de juegos para niños en el coche. Con frecuencia los viajes por carretera provocan el aburrimiento de los más pequeños de la casa y hay que buscar soluciones para mantenerlos distraídos y tranquilos. ¡Hora de pasarlo bien!

Viajar en coche con niños a veces puede suponer todo un reto. No importa si se trata de desplazamientos por ciudad para visitar a la familia, si vas conduciendo camino a la playa o si te diriges a una ciudad nueva.

A los niños les cuesta mantenerse sentados y quietos durante mucho tiempo. Por esa razón los viajes en coche pueden desembocar en peleas que acaban por aumentan el estrés al volante. Afortunadamente, existen muchos juegos que pueden desarrollarse dentro del coche ayudando así a que el trayecto transcurra de forma agradable y amena para todos los pasajeros.

¿Quieres saber cuáles son las opciones más populares para jugar con los niños en el coche? Te adelantamos que la tecnología ha quedado fuera de esta lista por lo que no esperes encontrar videojuegos o películas infantiles. No es necesario disponer de dispositivos electrónicos para disfrutar en familia:

Teléfono roto: Empezamos con un juego tradicional. La versión más extendida de teléfono roto exige que haya al menos cinco participantes aunque si os animáis podéis jugar con un mínimo de tres personas. La idea es que decidáis el orden de los turnos y el primer jugador susurre un mensaje al siguiente. ¡Seguro que la frase final no tiene nada que ver a lo que dijo el primer jugador!

Piedra, papel o tijera: Este juego puede ser muy adictivo para los niños pequeños. Esconde la mano detrás de la espalda y saca el objeto adecuado para ganarle la partida a tus rivales. Hay que cerrar el puño para sacar piedra, abrir la mano para simular una hoja de papel o poner los dedos en forma de V para representar las tijeras.

Recuerda que cada objeto del juego tiene sus propios poderes especiales contra uno de los otros. El papel envuelve a la piedra, las tijeras cortan el papel y la piedra rompe las tijeras. ¡Podéis echar tantas partidas como queráis!

Érase una vez…: Esta idea es una especie de homenaje a un conocido juego de cartas que lleva el mismo nombre. Lo único que tenéis que hacer es contar un cuento en cadena. Alguien empieza una historia y otra persona debe continuarla en el mismo punto añadiendo sucesos de su propia invención.

El último jugador tiene la responsabilidad de acabar el cuento pero las historias suelen dar tantos giros en el argumento que no siempre es fácil elegir un buen final. Os reiréis mucho contando cuentos disparatados e increíbles.

Veo, veo…: No podíamos terminar este artículo son mencionar este gran clásico de los viajes en coche. Mira a tu alrededor y elige algo que puedas ver en todo momento. La única pista que tendrán los otros jugadores para adivinarlo es la primera letra del nombre del objeto o persona que hayas pensado. ¡Procura no ponerlo demasiado fácil!

En definitiva, cuando hablamos de juegos para niños en el coche hay mucho dónde elegir. Sólo hay que echarle algo de imaginación para que un simple trayecto por carretera se convierta en una oportunidad excelente de pasar un rato en familia.