Seleccionar página

Saber cuándo parar en un arcén es un aspecto básico de la seguridad vial. Quizá te sientas cansado y quieras que uno de tus acompañantes te sustituya como conductor o tengas una avería que te impida seguir circulando. Para esos momentos en los que no te queda más remedio que detenerte está el arcén. ¿Vemos cómo hay que utilizarlo?
Es de sobra conocido por todos los conductores que el arcén sólo puede usarse en casos de emergencia. No obstante, resulta tranquilizador el hecho de tener un sitio en el que detenerse cuándo surge algún imprevisto o incidente en un viaje por carretera.
¿Pero qué es exactamente el arcén? Según el Reglamento General de Circulación se trata de la franja longitudinal dibujada de forma paralela a la calzada, que la delimita y que no está destinada para en tránsito salvo en algunas excepciones.
Entre los vehículos que normalmente están autorizados a usar el arcén se encuentran, por supuesto, las ambulancias, las bicicletas, los medios de transporte de personas con movilidad reducida. Por otro lado, los coches que tengan una avería y no puedan seguir adelante o se vean obligados a circular a una velocidad reducida por motivos mecánicos también pueden ir por el arcén.
La forma correcta de circular por el arcén es en paralelo y en columna de dos si fuera necesario. Hay que hacer notar que en las ocasiones en las que la visibilidad no es buena la forma más segura de conducir por el arcén es en fila india.
Por regla general, algunos conductores tienen miedo de recibir una multa por usar el arcén cuándo no procede. Esta actitud puede resultar contraproducente ya que también podemos ser sancionados por no ir por el arcén cuándo sea necesario. La información es la clave para evitar este tipo de situaciones. ¡En Furauto no queremos que tangas que pagar 200 euros de multa!
Para que no tengas dudas sobre los pasos a seguir a la hora de detenerte en un arcén vamos a explicarlos aquí brevemente. En primer lugar, hay que señalizar el vehículo encendiendo la señal de emergencia. Las luces de posición están reservadas a los momentos de baja visibilidad. ¡Y no te olvides de sacar los triángulos del maletero!
En el caso de que hay que remolcar el vehículo hasta un lugar seguro confiar en los servicios de asistencia en carretera es la opción más recomendable. Se debe tener presente que en esas circunstancias la prioridad es despejar la carretera lo antes posible para no entorpecer la circulación del resto de los vehículos.
Y ya que estamos hablando de arcenes, no podemos dejar de comentar el tema de los adelantamientos. Los arcenes no sirven para adelantar a otro vehículo por la derecha. De hecho, esta práctica está prohibida y puede ser extremadamente peligrosa.
Otra mala costumbre que tiene algunos conductores es la de ir por el arcén cuándo se producen atascos como si éste fuera un carril adicional. Es innegable que de esta manera se puede agilizar el tráfico y la circulación pero eso no significa que sea un comportamiento válido. ¡Ya sabes cuándo parar en un arcén y no valen las excusas!