Hoy vamos a hacer un repaso de los sistemas de seguridad del coche más eficaces y útiles con los que contamos hoy en día gracias a los avances tecnológicos. El cinturón o los airbags son los dispositivos que abrieron el camino pero en esta ocasión toca centrarse en controles de velocidad o detectores de sueño. ¡El futuro de la conducción ya está aquí!
A estas alturas lo más probable es que ya sepas todo lo que hay que saber acerca del control de estabilidad de tu vehículo o del anti bloqueo de frenos. Por eso desde el equipo de Autofurgo queremos hablarte un poco sobre los distintos sistemas de detección del entorno que harán que tus viajes por carretera sean mucho más cómodos y seguros para ti y los tuyos.
Pero antes de comenzar a describir algunos de los sistemas de seguridad automáticos para tu coche que te ayudarán a prevenir accidentes es de vital importancia recordar que tú eres quién conduce tu vehículo.
Esta advertencia puede parecer superflua e innecesaria pero la experiencia demuestra que a veces confiamos demasiado en la tecnología. Esto provoca que perdamos concentración al volante y nos volvamos algo más descuidados. ¡Ten presente que las máquinas no son infalibles y que no estás solo en la carretera!
Ahora sí, ha llegado el momento de examinar con más detalle diferentes sistemas de seguridad del coche:

  • Advertencia de ángulo muerto en el espejo: El ángulo muerto del retrovisor no es otra cosa que esa zona que no se ve a través del espejo por estar demasiado cerca de nuestro coche. Por si hay otro vehículo en este área ciega están las señales visuales como, por ejemplo, un triángulo de peligro que aparece en el marco del retrovisor.
  • Advertencia de sentido contrario: El GPS nos da un aviso si nos vamos a meter en un carril que va en dirección contraria. Si circulamos por una carretera que nos es desconocida no es raro que nos encontremos en una situación de riesgo como esta. Prestar la atención debida a la calzada es la solución pero no se puede negar que los despistes y los errores están ahí.
  • Alcolock: Es como instalarse un etilómetro de los que usa la Guardia Civil. Se sopla en una especie de boquilla y si se detecta una tasa de alcohol más elevada de la permitida el coche no arrancará de ninguna de las maneras. ¡No hay excusas para conducir si has bebido!
  • Sensores para detectar peatones u objetos: Este dispositivo es muy útil para las ocasiones en las que hay algún obstáculo en la carretera, por ejemplo, una rama que se ha caído por un temporal de viento.

Los adelantos en cuanto a los sistemas de seguridad del coche no acaban aquí. Controles de velocidad, sistemas anti colisión, ayuda de mantenimiento en carril… El único problema es que con frecuencia sólo están disponibles en los vehículos de gama alta. ¿Pero quién sabe cómo revolucionarán la conducción el día de mañana?